jueves, 8 de mayo de 2014

ALCANTARILLA de Maruca Morales





Aquella noche no tenía mucho sueño y decide  ir a pasear, sin saber el sitio donde iba y, perdida, caída la oscuridad, se encuentra en medio de un monte desconocido; por un lado, silencio absoluto, por otro, los chillidos de algo que no sabía distinguir qué era. Sigue caminando y siguen los chillidos.
 -¡Sálvame, me tiene cansada, me voy de tu lado! – gritaba
-Sí, sí, vete ya no me sirves para nada, hace tiempo debías haberte ido –respondía otra voz
¡Zas!, un portazo a la puerta y alguien sale corriendo, sin mirar a los lados.
Y, triste de ella, ¿qué será de mí?,  Nada, a buscar mi vida en las alcantarillas oscuras, entre cucarachas, ratones y otros insectos, que con hambre no hay nada malo.
 Su sorpresa llegó cuando en el camino se encuentra a una amiga y, juntas, se van de fiesta, a pasarlo en grande. A buscar cosas mejores que vivir metidas en  alcantarillas…




1 comentario:

  1. Me gusta la doble lectura de este relato; la literal y la figurada.

    ResponderEliminar

Nos gusta saber tu opinión, sea cual sea. Déjanos un comentario. Gracias